Seguidores, siga estos amigos:

domingo, junio 19, 2016

Waisak en Bandung, Indonesia



No sé si cuando te hablan sobre templos budistas vienen a tu mente las películas de Hollywood donde se ven enormes  edificaciones sobre el pico de una montaña rodeada de mucha neblina y árboles. Bueno, en el caso de Indonesia y más específicamente Bandung este templo aunque se encuentra por las afueras de la ciudad no se encuentra sobre ningún pico sino en medio de muchas casas, y no... no se ve ningún monje graciosamente parado en postura de artes marciales sobre la punta de una roca :)

Así que de mi humilde experiencia ahí les dejo las fotos de la celebración del Waisak en el templo de Vihara Vipassana donde no solo se practican sesiones de meditación sino que también ayudan bastantes niños huérfanos.

En esta ocasión muchos budistas se reunieron alegremente para celebrar el gran día del nacimiento, iluminación y muerte del Buda. Algunos ofrecieron almuerzo gratuito o banana frita, otros regalaron flores, velas e incienso. Graciosas jovencitas residentes de Tailandia ofrecieron bailes…Y al final de la celebración una larga cola de personas entrego regalos a los monjes en forma de artículos domésticos de uso común, túnicas, comestibles o simplemente dinero. Ahh que bonito, el poder de dar, de fraternidad y paz…..

Lo que personalmente me gusta del budismo es que lo principal no se te impone como una doctrina o un dogma, sino que más bien te guía a un autoconocimiento profundo. Visitar tu subconsciente que es donde se almacenan aquellas memorias de la infancia, las experiencias…los encuentros y las relaciones…porque cada una te dejo una “creencia” sobre el mundo a tu alrededor, y te formaron un par de lentes con los que mirar. Pero no siempre tu cerebro estaba en lo correcto. Un día te conviertes en tu propio jardinero…quizás te toca de vez en cuando sacar las malezas poco a poco, aquellas espinas que solo cortan y dejan heridas….otro día regaras las flores existentes y un día aprenderás como colocar semillas nuevas…Un día con alegría ves que tu jardín, como cualquier jardín bien cuidado te entregara flores de varios colores, verdes de diversos tonos y aromas delicados y placenteros….Y si lo mantienes, como en todo…solo tendera a crecer….Con el tiempo aprenderás que ese hermoso jardín siempre estuvo dentro tuyo y que puedes recurrir a el cuándo lo deseas…

Por la ocasión les dejo además el tráiler de la película “Kundun” (traducida al español) implorando por la paz en el mundo. Porque muchos hemos olvidado que compartimos el mismo planeta y que la vida en este es limitada…un día nacemos al otro nos iremos…pero quedaran las obras y las semillas de tu jardín…¿De que sirve acumular bienes o ganancias financieras si son basadas en el engaño, el sufrimiento ajeno y la crueldad? ¿De qué sirve vivir alimentando placeres temporales por el precio de un corazón vacío? ¿De qué sirve creer que existe un Dios que debería resolver todos los problemas si no damos de nosotros mismos ni un poco?...¿Porque defender tu punto de vista con la violencia?... 

Bueno; la ceremonia del Waisak duro desde el medio dia hasta casi las cuatro de la tarde….y al salir del templo…en el camino...por primera vez vi que este se cubría de una intensa neblina!! HAhhh? …Como en las películas de Hollywood ja ja ja…La verdad, me ayudo a reflexionar que  nuestra vida es nuestra película…Quizás es verdad que somos los escritores de nuestro propio guion de vida, nadie más puede serlo… y que cada experiencia es una travesía diferente que te ayuda a descubrir cuan especial y único eres.















 








domingo, mayo 22, 2016

La savia de los árboles



Hoy se celebra el Waisak, así que felicidades a todos aquellos que lo celebran!!. La mayoría de los monjes budistas se fueron a Yogyakarta; al gran templo de Borobudur, así que les dejare fotos la próxima porque los monjes de Bandung regresaran la próxima semana que es cuando se efectuara la celebración formal aquí. 

Mientras tanto y para no aburrirme aburrirles….les dejo algunas fotos de la savia de los arboles…las saque el fin de semana en mis ya poco usuales caminatas de los domingos. El grupo se redujo a muy pocas personas dada la flojera época de lluvias….

Y bueno, dicho y hecho, nos llegó la lluvia….debo confesar que al principio corrí como todos buscando refugio bajo algún árbol…pero…no fue suficiente…la lluvia incrementaba más y más…todos corrían gritando “corran antes que la lluvia intensifique”……y …mis perros ladraban…

Entre tanta confusión y no sé porque recordé que hace mucho atrás solía tener una pasión por bailar bajo la lluvia…lo hacía muchas veces (será nuestro secreto) aunque debo confesar que me costó muchas relaciones que me abandonaron por loca poca paciencia…y bueno, quizás el tiempo…..quizás los miedos…mis ansiedades….la edad la ocasión…..….en fin….

Esta vez sin pensarlo dos veces……no corrí…me detuve y comencé a sentir las enormes gotas de agua acariciar mi rostro…aquella sensación de miedo al posible resfrío se fue humedeciendo, se volvió pesada y acabo deslizándose por mi ropa húmeda….mis brazos se levantaban al cielo…podía oír la introducción de la música….de pronto mis pies levantaban olas en cada charco…el delicioso aroma de la hierba mojada me inspiraba paz y mucha alegría….prometo que las aves cantaban y en sus vuelos de regocijo parecían bailar conmigo acercándose y levantando vuelo….y mi querido Macchiato (el mejor bailarín del universo entero) seguía cada paso mío sin perder el ritmo…..aaahhh….fue inolvidable….reía de la alegría…De hecho….me sentí en pleno contento….la verdad?….fui feliz...no sé porque un día me lo perdí…no sé porque acepte controlarme…...no sé porque un día deje de bailar tan libremente……

Les dejo una canción que me gusta mucho….......Ah! y las fotos ;)

“Todos tenemos la capacidad de vivir con sabiduría no discriminatoria, pero tenemos que entrenarnos para ver de esa manera, para ver que la flor es nosotros, la montaña es nosotros, nuestros padres y nuestros hijos son todos nosotros. Cuando vemos que todos y todo pertenece a la misma corriente de vida, nuestro sufrimiento se desvanecerá. Somos lo que percibimos”.

– Thich Nhat Hanh -